Meta-análisis (BMJ): Una dieta rica en lácteos, vinculada a menor riesgo de síndrome metabólico, hipertensión y diabetes

FEDERICO LARA VILLOSLADA
Doctor en Farmacia por la Universidad de Granada,
Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición (IPN)
Director I+D Lactalis Puleva


Recientemente la prestigiosa revista científica British Medical Journal, en su sección de investigación en diabetes, ha publicado los resultados de una investigación sobre el consumo de lácteos y el síndrome metabólico, la diabetes y la hipertensión.

Antecedentes

Ya existe evidencia científica que relaciona el consumo elevado de lácteos con el menor riesgo de síndrome metabólico, diabetes e hipertensión, pero anteriores estudios solo han sido realizados en países europeos y norteamericanos. La falta de inclusión de países de otros continentes es el motivo de hacer más extensiva la investigación y poder globalizar los resultados.

El objetivo de este estudio

La finalidad de este estudio es valorar si existe asociación entre el consumo de lácteos y la prevalencia de síndrome metabólico además de valorar la incidencia de la diabetes y la hipertensión relacionadas con dicho consumo de lácteos.

Estudio prospectivo multicéntrico en con 147.812 participantes en 21 países de los cinco continentes

Se trata de un estudio prospectivo multicéntrico conducido en 21 países pertenecientes a los cinco continentes basados en la cohorte PURE con 147.812 participantes de entre 35 y 70 años. Para determinar la asociación de estos parámetros se hizo un seguimiento de los participantes durante 9 años.
Para llevar a cabo este estudio se recogieron los hábitos alimentarios de los participantes en una encuesta de frecuencia de consumo de alimentos. En el apartado de lácteos se incluyeron el yogur, la leche, el queso y los platos preparados a base de lácteos. Para el análisis de datos se agruparon los lácteos en dos grupos: lácteos enteros y lácteos desnatados (1-2% de grasa). Además de la encuesta de frecuencia de consumo de alimentos, se realizó una historia médica completa, medición de parámetros físicos y muestras de sangre.

Para este estudio, se consideraron personas con síndrome metabólico aquellas que cumplieran al menos 3 de los siguientes criterios: presión arterial alta, elevado perímetro de cintura, niveles de colesterol HDL bajos, niveles altos de triglicéridos, y niveles altos de glucosa en sangre en ayunas.
Se realizó un seguimiento telefónico de los participantes cada 3 años donde se les preguntaba si habían desarrollado diabetes o hipertensión desde el último control. También mediante encuesta se analizó la prevalencia de síndrome metabólico en la muestra estudiada. Y se correlacionaron los datos de prevalencia con los datos de ingesta de lácteos.

Conclusión

El consumo de 2 o más raciones diarias de lácteos enteros (y no de lácteos bajos en grasa) se asoció con una menor prevalencia de síndrome metabólico así como con una menor incidencia de diabetes e hipertensión.

Estos resultados aportan más evidencia científica que se suma a anteriores metaanálisis en los cuales ya se concluía que una ración de lácteos al día reduce aproximadamente un 10% el riesgo de síndrome metabólico.

Puedes consultar la publicación original en el siguiente enlace.

Referencia
Bhavadharini B, Dehghan M, Mente A, Rangarajan S, Sheridan P, Mohan V, et al. Association of dairy consumption with metabolic syndrome, hypertension and diabetes in 147 812 individuals from 21 countries. BMJ Open Diabetes Res Care. 2020 Apr 18;8(1):e000826.

PUBLICACIONES


INFORME FEN-FINUT

«La leche como vehículo de salud para la población»

Revisión sistemática de la Fundación Española de Nutrición y Fundación Iberoamericana de Nutrición (2015)

También le puede interesar

Estudio (Nutrients): La ingesta y correcta absorción de 10 micronutrientes se relaciona de forma inversa con la incidencia de infección y/o mortalidad por COVID-19

Fórmulas lácteas infantiles: evolución regulada

¿Podríamos obtener el calcio que necesitamos sin consumir leche o lácteos?

Meta-análisis (Mayo CP): La ingesta habitual de omega-3 EPA y DHA mejora la cardioprotección y reduce hasta un 35% el riesgo de infarto mortal

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link