La tolerancia a la lactosa podría vincularse con un menor riesgo de enfermedad coronaria

FEDERICO LARA VILLOSLADA
Doctor en Farmacia por la Universidad de Granada,
Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición (IPN)
Director I+D Lactalis Puleva


La revista científica International Journal of Obesity ha publicado recientemente un estudio sobre la relación entre el consumo de leche y los marcadores de enfermedad cardiometabólica.

Antecedentes

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de morbilidad y mortalidad en todo el mundo y algunos de sus factores de riesgo son la obesidad, la hipertensión, las dislipemias y las hiperglucemias. La dieta es un determinante importante en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, y el impacto de la leche y los productos lácteos sobre la salud cardiovascular han sido objeto de multitud de estudios, con resultados dispares que, en ocasiones, han conducido a recomendaciones posiblemente erróneas.

Objetivo

El objetivo del estudio fue examinar la asociación existente entre el consumo de leche y la enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2, y los factores de riesgo cardiometabólico: adiposidad, presión arterial y marcadores de inflamación crónica. Para ello, se utilizó un enfoque genético examinando una variante en el gen de la lactasa que se asocia a una mejor digestión de la lactosa.

El estudio

El estudio analizó datos de más de 400.000 individuos pertenecientes a tres grandes estudios poblacionales y se observó que la variante del gen de la lactasa se asocia con un mayor consumo de leche. Además los individuos con esa variante y, por tanto, los que más leche consumían tuvieron un menor riesgo de enfermedad coronaria sin que se observara efecto significativo sobre el riesgo de diabetes tipo 2.

Los individuos que tuvieron ingestas elevadas de leche presentaron un mayor índice de masa corporal (IMC) y mayor grasa corporal. Sin embargo el mayor consumo de leche se asoció a niveles séricos más bajos de colesterol LDL, colesterol HDL, colesterol total y triglicéridos.

Conclusión

Esta revisión confirma que el consumo de leche se asocia con menor colesterol en sangre y menor riesgo de enfermedad coronaria. Por tanto, la recomendación de reducir el consumo de lácteos para mejorar la salud cardiovascular podría no ser útil e incluso ser contraria a los intereses de las personas con mayor riesgo. No obstante, se necesitan más ensayos de intervención que confirmen estos resultados y que permitan establecer un vínculo causal.

Fuente
El artículo está disponible en el siguiente enlace (versión en inglés).

Referencia
Vimaleswaran, K.S., Zhou, A., Cavadino, A. et al. Evidence for a causal association between milk intake and cardiometabolic disease outcomes using a two-sample Mendelian Randomization analysis in up to 1,904,220 individuals. Int J Obes (2021). https://doi.org/10.1038/s41366-021-00841-2

PUBLICACIONES


“La leche como vehículo de salud: Ácidos grasos poliinsaturados Omega 3”

AUTORES: FEN –FINUT

También le puede interesar

¿Cómo cambiaron nuestros hábitos alimentarios durante la primera ola de pandemia COVID?

Niveles sanguíneos de Omega-3, ¿indicador del riesgo de mortalidad prematura?

Alimentación complementaria: qué, cuándo y cómo

Crononutrición o cómo nuestros horarios pueden ayudarnos a controlar el peso

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link