Las bebidas vegetales no son (la) leche, ni aunque se enriquezcan

LUIS ALBERTO ZAMORA ESPAÑA
Dietista-nutricionista de la sección ‘Más Vale Comer’ de La Sexta y del blog “Abriendo boca” en “El Muro” de la lasexta.com
Socio-fundador de la Sociedad Científica Española de Dietética y Nutrición (SEDYN)
Vocal del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA)


En la actualidad existe una clara tendencia o moda al aumento en el consumo de los productos “plant-based” o de origen vegetal en contraposición al descenso de aquellos de procedencia animal1. En el caso de las bebidas vegetales llegan a sustituir a la leche clásica de origen animal e incluso son percibidas como más saludables, equivalentes nutricionalmente y se sitúan hasta en los mismos lineales de los supermercados. Las preguntas que podrían surgir en este contexto son: ¿los alimentos de origen vegetal son más saludables?, ¿realmente son comparables ambos alimentos desde el punto de vista nutricional? La ciencia aclara esta pregunta.

Parece que el color nos confunde. Y es que, aunque ambas sean de color blanco, la leche y las bebidas vegetales son grupos de alimentos diferentes y, según los estudios al respecto y las comparativas de análisis de composición parece que dejan claramente demostrado que no son comparables desde el punto de vista nutricional2. Así también lo quiso hacer patente la Unión Europea a través del Reglamento 1308 de 2013, donde prohibió denominar como “leche” a las, tan famosas en los últimos tiempos, bebidas vegetales , definiendo los productos lácteos como aquellos derivados exclusivamente de la leche (entendida como secreción mamaria), y que denominaciones como suero lácteo, nata, mantequilla, queso, yogur o kéfir solo pueden ser utilizadas en productos lácteos.3

Según esta normativa, solo se podrá etiquetar como “leche” al producto extraído por ordeño sin añadirle ni extraerle nada3. Aunque sí contempla que se pueda someter a tratamientos que no modifiquen su composición o que se modifique la proporción de materia grasa de la forma que este mismo reglamento recoge. Es decir, que todo alimento o producto que no venga de la mama de un mamífero, valga la redundancia, no estaría permitido denominarlo ”leche”3.

Con este tipo de legislación se trata de evitar la confusión que se pueda generar en el consumidor, ya que, como hemos dicho, tanto por su procedencia como por su composición nutricional, estamos hablando de dos alimentos muy diferentes2. Confusión que muchas veces comienza en el mismo momento de la compra, cuando se exponen en el mismo lineal del supermercado, y al mismo nivel, bebidas vegetales y leche.

Y, por sorprendente que parezca, estas confusiones o equivalencias percibidas entre ambos productos pueden tener consecuencias, sobre todo cuando hablamos de alimentación infantil donde la leche proporciona un alto porcentaje del total de nutrientes de la dieta. La sustitución de las tradicionales fórmulas infantiles por bebidas vegetales puede ser perjudicial para la salud del niño.4,5

Composición nutricional muy superior de la leche

Nutricionalmente, la leche es uno de los alimentos más ricos y de mayor densidad nutricional pues en su composición aparecen prácticamente todos los macronutrientes en cantidades relativamente elevadas. Además de proveer energía, es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico y otros nutrientes como calcio, magnesio, fósforo, zinc, yodo, selenio y de vitaminas del complejo B, así como de vitaminas A y D2. Y destacaría especialmente la presencia de calcio de alta biodisponibilidad, llegando a absorberse entre un 20 y un 75% a diferencia de otros alimentos que lo contienen y cuya absorción es menor2,6,7. Otros nutrientes y sustancias presentes en ella facilitan la absorción de este calcio, como pueda ser la lactosa o determinados aminoácidos presentes en las proteínas de esta leche2,6,7.

Figura 1. Diferencias en la absorción del calcio presente en diversos alimentos. Fuente: FEN, FINUT. La leche como vehículo de salud para la población. Calcio y sus determinantes en la salud de la población española. 2017

Como se puede observar en la tabla comparativa de la Figura 2, la composición nutricional de la leche respecto a las bebidas vegetales, tanto la cantidad de calcio naturalmente presente en el alimento, como la cantidad de vitamina D, son muy superiores al de las bebidas vegetales, incluso de aquellas que se enriquecen en ambos nutrientes a fin de parecerse lo más posible a los lácteos2,7.

Figura 2. Comparativa de la composición nutricional de la leche semidesnatada convencional y enriquecida en vitamina D y calcio con algunas bebidas vegetales de consumo habitual. Fuente: FEN, FINUT. La leche como vehículo de salud para la población. Calcio y sus determinantes en la salud de la población española. 2017.

Otro asunto importante a tener en cuenta en cuanto a su diferenciación es que muchas de ellas presentan importantes cantidades de azúcares añadidos lo cual se debe tener presente en un entorno donde las recomendaciones de reducción del consumo de azúcares libres están en todas las políticas nutricionales a nivel mundial, europeo, nacional y en todas las comunidades autónomas2. Azúcares añadidos que no se presentan en la leche, ya que la presencia de hidratos de carbono sencillos solo responde a la lactosa, disacárido naturalmente presente en este alimento2,6.

En un ejercicio de mejora del perfil nutricional de estas bebidas, incluso como forma de asemejar este perfil al que presenta la leche de forma natural, muchas empresas y marcas optan por enriquecer las bebidas vegetales en calcio y vitamina D, nutrientes principalmente deficitarios por definición en el mundo vegetal2,6,7. Hay que tener en consideración la biodisponibilidad de la que hemos hablado antes, ya que las tasas de absorción del calcio que puedan vehiculizar también serán diferentes a las de la leche por la carencia de nutrientes que facilitan dicha absorción, o incluso la posible presencia de anti nutrientes, que generen dificultad para la asimilación del calcio, formando estructuras no absorbibles como puedan ser los quelatos6.

Figura 2. Fuentes dietéticas de calcio, proporción absorbible por ración de alimento y raciones equivalentes que aportan la cantidad de calcio absorbido de una ración de leche. Rodríquez Huertas J, Rodríguez Lara A et al. Leche y productos lácteos como vehículos de calcio y vitamina D: papel de las leches enriquecidas. Nutr Hosp 2019;36(4):962-973

A modo de conclusión, y tras esta comparativa, no se pretende desaconsejar el consumo de bebidas derivadas de alimentos vegetales ni mucho menos, ya que, aun no siendo comparables nutricionalmente con la leche, presentan nutrientes y sustancias de interés para la alimentación y la salud humana2,6. De hecho, el consumo de este tipo de alimentos sería totalmente compatible con la leche y los derivados lácteos, dentro de un patrón de alimentación saludable2. Pero una cosa es que sean compatibles y otra muy diferente es que sean equivalentes nutricionalmente hasta el punto de sustituir la leche por bebidas vegetales2,6.

PUBLICACIONES


eBook

«La leche, mejor fuente de calcio en todas las etapas»

AUTORES: Instituto Puleva de Nutrición

Bibliografía
1. https://www.foodretail.es/food/alimentacion-vegetales-crecimiento-barometro-iri_0_1416158379.html
2. FEN, FINUT. La leche como vehículo de salud para la población. Calcio y sus determinantes en la salud de la población española. 2017.
3. Reglamento (UE) no 1308/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo de 17 de diciembre de 2013 por el que se crea la organización común de mercados de los productos agrarios y por que se derogan los Reglamentos (CEE) no 922/72, (CEE) no 234/79, (CE) no 1037/2001 y (CE) no 1234/2007
4. I. Vitoria Miñana, J.M. Moreno-Villares, J. Dalmau Serra. Errores dietéticos en el lactante: las bebidas vegetales (parte 1) Acta Pediatr Esp. 2015; 73(8): 195-202
5. I. Vitoria Miñana, J.M. Moreno-Villares, J. Dalmau Serra. Errores dietéticos en el lactante: las bebidas vegetales (parte 2) Acta Pediatr Esp. 2015; 73(9): 229-235
6. Boner Serra B, Dalmau Serra J et al. Libro Blanco de los Lácteos. 2009
7. Rodríguez Huertas J, Rodríguez Lara A et al. Leche y productos lácteos como vehículos de calcio y vitamina D: papel de las leches enriquecidas. Nutr Hosp 2019;36(4):962-973

También le puede interesar

Estudio (Nutrients): La ingesta y correcta absorción de 10 micronutrientes se relaciona de forma inversa con la incidencia de infección y/o mortalidad por COVID-19

Fórmulas lácteas infantiles: evolución regulada

¿Podríamos obtener el calcio que necesitamos sin consumir leche o lácteos?

Meta-análisis (Mayo CP): La ingesta habitual de omega-3 EPA y DHA mejora la cardioprotección y reduce hasta un 35% el riesgo de infarto mortal

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link