Meta-análisis (Mayo CP): La ingesta habitual de omega-3 EPA y DHA mejora la cardioprotección y reduce hasta un 35% el riesgo de infarto mortal

FEDERICO LARA VILLOSLADA
Doctor en Farmacia por la Universidad de Granada,
Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición (IPN)
Director I+D Lactalis Puleva


Antecedentes

La enfermedad cardiovascular sigue siendo la primera causa de muerte en el mundo. Desde hace unos años, en prevención siempre se habla de la importancia que tiene incrementar el consumo de ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA)  que se encuentran principalmente  en alimentos de origen marino, como el pescado azul.  La  revista Mayo Clinic Proceedings ha publicado una amplia revisión para analizar y cuantificar los efectos cardioprotectores de este tipo de grasa.

El objetivo

La revisión buscaba  evaluar  el efecto preventivo de la suplementación con omega-3, concretamente con los ácidos grasos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), a distintas dosis para determinar y cuantificar su relación con la prevención del infarto de miocardio , la cardiopatía coronaria  y su mortalidad asociada; así como con las enfermedades cardiovasculares entre las que se encuentran el infarto de miocardio, la angina de pecho, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca, enfermedad arterial periférica, muerte súbita e intervenciones quirúrgicas cardiovasculares no programadas.

El estudio

Se realizó un meta-análisis y meta-regresión sobre estudios de intervención en los que se suplementaba con ácidos grasos omega 3 EPA y DHA y se analizaron sus efectos en la prevención cardiovascular.

Los 40 estudios seleccionados realizados en 135.267 participantes  presentaron variabilidad en la dosis de EPA+DHA suplementada, siendo ésta de entre 400 mg/día y 5500 mg/día. El 62,5 % utilizó una dosis superior a los 1200 mg/día, un 25 % entre 800 y 1200 mg/día, mientras que solo un 12,5 % utilizó una dosis inferior a 800 mg/día.

Se mostró una relación estadísticamente significativa entre la suplementación con EPA+DHA y la reducción de los infartos de miocardio, también con aquellos que resultan fatales; así como en cardiopatía coronaria y su mortalidad, pero no para el conjunto de enfermedades cardiovasculares. Los autores achacaron la diferencia de resultados y la inconsistencia con otras revisiones anteriores a diferentes motivos, destacando  la diferencia en los criterios de inclusión y en el asesoramiento dietético durante el estudio. El motivo es que el asesoramiento consistía en un conjunto de consejos y pautas que iban más allá de recomendar un mayor consumo de pescado, y por ello, decidieron no incluir los artículos donde se facilitaran estas recomendaciones.

Respecto a la meta-regresión, los resultados mostraron que dosis mayores de EPA+DHA se relacionaban con una mayor protección respecto a enfermedades cardiovasculares e infartos de miocardio. Concretamente, los resultados se tradujeron en una reducción del riesgo del 5,8% y del 9 % por cada gramo diario adicional para cada una de ellas, respectivamente.

Los resultados combinados del metaanálisis y la meta-regresión proporcionaron una fuerte evidencia de la efectividad de la combinación de EPA+DHA en la prevención de enfermedades cardiovasculares, concretamente para cardiopatía coronaria e infarto de miocardio. El uso combinado de estos ácidos grasos evidenció una reducción de riesgo del 9% y del 13% respecto a cada una de ellas, respectivamente y también en el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Destacó una reducción del 35% del riesgo de infarto de miocardio  fatal y del 9% de reducción del riesgo de mortalidad por cardiopatía coronaria.

Conclusión

Este meta-análisis  refuerza la evidencia disponible hasta el momento y en relación con la suplementación con omega-3 EPA y DHA y sus efectos preventivos sobre algunas enfermedades cardiovasculares. Además, se observó un mayor efecto protector al incrementar la dosis tanto en las enfermedades cardiovasculares como en infarto de miocardio. Debido a su efectividad, al bajo coste económico y a la baja interacción con los fármacos utilizados para tratar estas enfermedades, los autores proponen incrementar la recomendación de EPA+DHA para prevención hasta los 1000-2000 mg /día, incluso para aquellos pacientes que aleguen consumir pescado de forma frecuente.

Fuente

La versión completa del artículo en inglés está disponible en Open Access aquí.

Referencia

Bernasconi AA, Wiest MM, Lavie CJ, Milani RV, Laukkanen JA. Effect of Omega-3 Dosage on Cardiovascular Outcomes: An Updated Meta-Analysis and Meta-Regression of Interventional Trials. Mayo Clin Proc [Preprint] 2020. Disponible en: 10.1016/j.mayocp.2020.08.034

PUBLICACIONES


«eBook – El estilo de vida cardiosaludable»

Autores: Instituto Puleva de Nutrición

También le puede interesar

Estudio (Nutrients): La ingesta y correcta absorción de 10 micronutrientes se relaciona de forma inversa con la incidencia de infección y/o mortalidad por COVID-19

Fórmulas lácteas infantiles: evolución regulada

¿Podríamos obtener el calcio que necesitamos sin consumir leche o lácteos?

Los lácteos enteros, ¿aumentan el riesgo cardiovascular?

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link