Leches enriquecidas con calcio y vitamina D: una alternativa para aumentar la ingesta

MARÍA DOLORES MESA
Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos “José MataixVerdú”. Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II. Centro de Investigación Biomédica, Universidad de Granada.
Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada (ibs.GRANADA).


La leche y sus derivados son alimentos “insustituibles” dentro de una dieta equilibrada, principalmente por su densidad nutricional y particularmente por su aporte de calcio, el cual  gracias a la presencia de otros componentes presentes en los lácteos ve favorecida su absorción en relación al que presentan otros alimentos. Esto quiere decir que el calcio de la leche tiene una mayor biodisponibilidad.

En los últimos años el consumo de leche está disminuyendo notablemente, y  un reflejo de esto es que las ingestas de calcio y vitamina D están por debajo de las ingestas diarias recomendadas (IDR) en un alto porcentaje de la población.

La pregunta que nos podemos hacer en este contexto es, ¿realmente los productos lácteos enriquecidos con calcio tienen un valor nutricional adicional?, y ¿qué personas pueden beneficiarse de una leche enriquecida con calcio?

Funciones del calcio en el organismo


Imagen 1. Principales funciones del calcio en nuestro organismo.
Fuente: elaboración propia

Es tal la importancia de los procesos fisiológicos en los que interviene el calcio, que nuestros huesos actúan como reservorio de este mineral. En los momentos en los que no se ingiere una cantidad suficiente, el hueso cede el calcio y se debilita, aumentando el riesgo de fracturas, y por tanto amenazando nuestra salud ósea y calidad de vida.1

Sin embargo, el Consenso Global sobre Prevención y Manejo de Raquitismo Nutricional ha reconocido la contribución igualitaria del calcio y la vitamina D dietética como causas de la carencia en la población, y por ese motivo se recomienda que las poblaciones de alto riesgo reciban suplementos de por vida y alimentos fortificados con calcio y vitamina D.2

La importancia de los lácteos como fuente de calcio en la dieta

La incorporación de la leche a la alimentación humana supuso un gran avance en la mejora de la salud y de las expectativas de vida.1

La leche es un excelente vehículo de muchos nutrientes, entre los que destaca el calcio, porque está presente en altas cantidades y porque otros componentes como la vitamina D, la lactosa y la caseína entre otros, ayudan a que se absorba mejor, mejorando su biodisponibilidad. No ocurre lo mismo  en el resto de alimentos ricos en calcio. Por ejemplo,  otros alimentos como las legumbres, los cereales y algunas verduras que también contienen calcio, pero el resto de sus componentes no ayudan a su absorción, incluso algunos se unen a él (como el ácido fítico) y evitan que se absorba, por lo que una parte importante se elimina por las heces sin ser absorbido.1

Por otra parte, cabe mencionar que las bebidas vegetales, enriquecidas o no en calcio, no contienen el resto de nutrientes presentes en la leche que ayudan a que este se absorba, y por tanto ese calcio presenta menos biodisponibilidad y no nos ayuda de la misma manera. Por este motivo, estos alimentos no deberían ser empleados como sustitutivos de la leche. Es importante resaltar que las ingestas necesarias de estos alimentos (en raciones) para cubrir las mismas cantidades de calcio que nos aporta una ración de leche o productos lácteos son mayores, aumentando el aporte calórico de la dieta si queremos conseguir una ingesta adecuada de calcio, como se puede ver en la Tabla 1.


Tabla 1. Cantidades de calcio aportadas por ración de lácteos y otros alimentos ricos en calcio vs calorías por ración.
Los % CDR están calculados respecto a la recomendación de 1000 mg/d para adultos entre 20-60 años1
Fuente: elaboración propia. IDR: ingesta diaria recomendada.

Las ingestas actuales de calcio en la población española no son adecuadas

Los últimos estudios realizados en la población española han revelado que 8 de cada 10 españoles no ingieren las cantidades recomendadas de calcio y vitamina D.1,4,5,6
Por otro lado, en las últimas décadas se han lanzado una serie de mensajes sin base científica, que han puesto en duda la conveniencia de ingerir leche, lo que ha provocado una disminución del consumo de productos lácteos. De forma paralela, se ha detectado un aumento de algunas alteraciones provocadas por la carencia de micronutrientes presentes en estos alimentos, principalmente calcio y vitamina D. Estas carencias están causando un grave problema de salud pública principalmente en determinados grupos de población como los niños y las personas de edad avanzada.4,5,6 Volvemos a encontrar casos de raquitismo en la población infantil (enfermedad que estaba erradicada en nuestra sociedad), y está aumentando el riesgo de fracturas en las personas mayores, sobre todo mujeres postmenopáusicas, lo que contribuye a empeorar su salud y su calidad de vida.

¿Es útil el consumo de leche enriquecida con calcio y vitamina D?

Investigaciones recientes realizadas con leches enriquecidas han revelado que su consumo frecuente aumenta las concentraciones plasmáticas de ciertos marcadores de salud ósea, lo que demuestra su utilidad para incrementar las ingestas de calcio y para mejorar la salud. Estas leches enriquecidas van a facilitar alcanzar las IDR ya que con menor cantidad de producto aportan una cantidad más elevada de calcio biodisponible, sin incrementar la ingesta ni de otros nutrientes ni la ingesta de calorías, y por tanto sin necesidad de modificar los hábitos dietéticos.7

En una revisión que realizamos en el INyTA sobre el mercado de alimentos fortificados o enriquecidos con calcio y vitamina D, se recopilaron los productos, como la leche, los cereales y algunas bebidas vegetales enriquecidas que nos aportan una cantidad considerable de estos nutrientes. Entre ellos, y sin duda, la leche es el mejor vehículo debido a su composición4. Sin embargo, a pesar de que hay una gran variedad de leches enriquecidas con calcio y vitamina D, se aprecian grandes variaciones en las cantidades que llevan añadidas como se observa en la Imagen 2.


Imagen 2. Aportes declarados de calcio y vitamina D por ración (250 mL) de las leches semidesnatadas enriquecidas más consumidas en España.
Fuente: adaptado de (7).

Como conclusión, podemos afirmar que las leches enriquecidas con calcio y vitamina D son alimentos de elección para alcanzar las ingestas recomendadas de calcio en todas las etapas de la vida, especialmente en aquellas donde los requerimientos son mayores, como el embarazo, la infancia y para las personas de edad avanzada, ya que facilitan alcanzar las ingestas diarias recomendadas (IDR) sin necesidad de modificar los patrones dietéticos.

PUBLICACIONES


“Nutrición Hospitalaria. Leche y productos lácteos como vehículos de calcio y vitamina D: papel de las leches enriquecidas”

AUTORES: Jesús Rodríguez Huertas, Avilene Rodríguez Lara, Olivia González Acevedo y María Dolores Mesa

Bibliografía
1. Fundación Española de la Nutrición (FEN), Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT). La leche como vehículo de salud para la población. Calcio y sus determinantes en la salud de la población española (2017). Disponible en: https://www.finut.org/wp-content/uploads/2017/09/Libro-La-leche-como-veh%C3%ADculo-de-salud-version-Online.pdf
2. Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Evaluación nutricional de la dieta española II. Micronutrientes. Sobre datos de la encuesta Nacional de Ingesta Dietética (ENIDE). 2014.
3. Munns CF, Shaw N, Kiely M, Specker BL, Thacher TD, Ozono K, et al. Global consensus recommendations on prevention and management of nutritional rickets. J Clin Endocrinol Metab 2016;101(2):394–415. doi: 10.1210/jc.2015-2175.
4. Ortega Anta R, González Rodríguez L, Jiménez Ortega A, PérezOlleros Conde L, Aparicio Vizuete A, López Sobaler A. Adecuación de la ingesta de calcio en una muestra representativa de la población española de 7 a 16 años. Evolución en el aporte de calcio y en las fuentes alimentarias del mineral que se producen con la edad. Rev Esp Nutr Comunitaria 2012;18(4):196-204.
5. Ortega R, González-Rodríguez L, Jiménez Ortega A, Perea Sánchez J, Bermejo López L. Implicación del consumo de lácteos en la adecuación de la dieta y de la ingesta de calcio y nutrientes en niños españoles. Nutr Clin 2012;32(2):32-40.
6. Ortega Anta R, González Rodríguez L, Navia Lombán B, Perea Sánchez J, Aparicio Vizuete A, López Sobaler A. Ingesta de calcio y vitamina D en una muestra representativa de mujeres españolas: problemática específica en menopausia. Nutr Hosp 2013;28(2):306-13.
7. Rodriguez Huertas J, Rodriguez Lara A, Gonzalez Acevedo O, Mesa MD. Leche y productos lácteos como vehículos de calcio y vitamina D: papel de las leches enriquecidas. Nutr Hosp 2019;36(4): 962-973 DOI: http://dx.doi.org/10.20960/nh.02570

También le puede interesar

Principales interacciones alimento-medicamento: ¿cuáles son y cómo influyen?

¿Cómo cambiaron nuestros hábitos alimentarios durante la primera ola de pandemia COVID?

La tolerancia a la lactosa podría vincularse con un menor riesgo de enfermedad coronaria

Alimentación complementaria: qué, cuándo y cómo

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link