Un mayor consumo de lácteos asociado con menos caídas y fracturas óseas en ancianos

FEDERICO LARA VILLOSLADA
Doctor en Farmacia por la Universidad de Granada,
Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición (IPN)
Director I+D Lactalis Puleva


La revista científica The BMJ ha publicado un nuevo estudio científico que asocia una mayor ingesta de calcio y proteínas procedente de leche, yogur y queso con una menor incidencia de caídas y fracturas en ancianos institucionalizados.

Antecedentes

El envejecimiento de la población se asocia con un mayor número de adultos mayores que necesitan atención institucionalizada a tiempo completo. El aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas, la pérdida de masa musculo-esquelética y la fragilidad ósea propias de las personas mayores aumentan el riesgo de caídas y fracturas. Además, estos individuos a menudo están desnutridos y suelen tener ingestas de calcio inferiores a 700 mg diarios, y de proteína inferiores a 1 g/kg de peso corporal/día, lo que empeora el pronóstico. Se ha visto que consumir alimentos ricos en calcio y proteínas, como la leche, el yogur y el queso -muy disponibles y de bajo coste-, ralentiza la pérdida ósea.

Objetivos

El objetivo del estudio fue probar la hipótesis de que superar o llegar a la ingesta recomendada de 1.300 mg/día de calcio y 1 g de proteína/kg de peso corporal reduce el riesgo de fracturas por fragilidad y caídas cuando se dirige a ancianos.

Resultados

En el estudio se analizaron 7.195 participantes estratificados en dos grupos: el grupo de intervención, que consumía 1.142 mg calcio/día y 1,1 g proteína/kg corporal/día, y el grupo control, que consumía 700 mg calcio/día y 0,9 g proteína/kg corporal/día.

La investigación demostró que aquellos que ingirieron mayores cantidades de calcio y proteínas (aumentando el consumo de leche, yogur y queso) tuvieron menos caídas, menos fracturas de cualquier tipo y, en particular, menos fracturas de cadera.

El riesgo de caída fue un 11% menor en los participantes que ingirieron mayores cantidades de calcio y proteína; siendo la incidencia de caída en el grupo de intervención del 57%, mientras que en el grupo control fue del 62%.

Adicionalmente, el grupo de intervención tuvo, además, una reducción del 33% y del 46% en el riesgo de padecer una fractura de cualquier tipo y de fractura de cadera, respectivamente, en comparación con el grupo control. Mientras que en el grupo control el 5,2% sufrió fracturas, en el grupo de intervención solo afectó a un 3,7%. Y en lo que respecta a las fracturas de cadera, el 2,4% en el grupo control y el 1,3% del grupo de intervención.

Conclusiones

En ancianos institucionalizados es común encontrar individuos que presentan malnutrición y diversas carencias nutricionales siendo frecuentes las caídas y fracturas óseas en estos ámbitos.

Con una sencilla intervención nutricional como sería incrementar las ingestas de lácteos se aumentarían los aportes de calcio y proteína, lo que puede reducir el riesgo de caídas y fracturas que aparecen comúnmente en este grupo de ancianos.

Fuente
El artículo está disponible en el siguiente enlace (versión original en inglés).

Referencia
Iuliano S, Poon S, Robbins J, Bui M, Wang X, De Groot L et al. Effect of dietary sources of calcium and protein on hip fractures and falls in older adults in residential care: cluster randomised controlled trial BMJ 2021; 375 :n2364 doi:10.1136/bmj.n2364.

PUBLICACIONES


“La leche como vehículo de salud para la población”

AUTORES: FEN – FINUT

También le puede interesar

¿Qué enfermedades se pueden prevenir con actividad física y deporte?

Dos nutrientes vinculados a un menor riesgo de padecer enfermedades autoinmunes

Ayuno intermitente y dieta cetogénica ¿algo más que modas?

Ventajas y limitaciones de Nutri-Score en base a la evidencia científica

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link