consumo de lacteos

Consumo de lácteos para prevenir enfermedades

FEDERICO LARA VILLOSLADA
Doctor en Farmacia por la Universidad de Granada,
Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición (IPN)
Director I+D Lactalis Puleva


Son cada vez más comunes las investigaciones que estudian los efectos de los diferentes tipos de lácteos por separado, pues poseen diferentes nutrientes, compuestos bioactivos y procesos de fermentación que los hacen intrínsecamente distintos. Siguiendo esta tendencia, recientemente se ha publicado un metaanálisis en Advances in Nutrition que ha estudiado la asociación entre el consumo de productos lácteos y los efectos en la prevención de algunas enfermedades.

Antecedentes y objetivos

Los lácteos son una fuente importante de calcio, yodo, riboflavina y vitamina B12, además de aportar proteínas de alta calidad, entre otros nutrientes. Por este motivo, su consumo diario se recomienda en el contexto de una dieta saludable en la mayoría de las pautas dietéticas de los países occidentales. 

Al poseer diferentes nutrientes, compuestos bioactivos y procesos de fermentación, las investigaciones tienden a estudiar los lácteos por separado. Además, la popularidad y la contribución de un tipo concreto de producto lácteo a la ingesta total varía ampliamente entre las distintas poblaciones, lo que puede repercutir en los resultados de salud. 

Son varios los estudios que sugieren que los productos lácteos están relacionados con la prevención de ciertas enfermedades, como el sobrepeso o la obesidad, la hipertensión o la diabetes mellitus tipo 2 (DM2). 

La presente revisión sistemática y metaanálisis tuvo como objetivo examinar la asociación entre el consumo de lácteos y sus efectos sobre el riesgo de presentar sobrepeso u obesidad, hipertensión y/o DM2.

El estudio

Se llevaron a cabo búsquedas en bases de datos científicas electrónicas hasta abril de 2021, incluyéndose en total 52 estudios de cohortes.

Se estudió la vinculación entre el consumo de diversos tipos de lácteos, incluyendo los lácteos totales, los bajos en grasa, los altos en grasa, los fermentados, la leche, el yogur y el queso. Estos consumos se relacionaron con los índices de sobrepeso u obesidad y/0 existencia de hipertensión o DM2. También se estudió un posible efecto dosis-respuesta. 

Resultados

El riesgo de sobrepeso u obesidad disminuyó un 25% por cada incremento de 200 g/d en la ingesta de lácteos totales, en un 7% en el caso de lácteos altos en grasa y un 12% en el caso de la leche . Por cada incremento de 50 g/d de la ingesta de yogur, este riesgo disminuyó en un 13 %. 

Por su parte, el riesgo de hipertensión disminuyó en un 6 % por cada aumento de la ingesta de 200 g/d de lácteos bajos en grasa y leche

Por último, en el caso de la DM2, el consumo de lácteos totales y yogur disminuyeron el riesgo en un 2 y 7 % por incremento de 200 g/d y 50 g/d, respectivamente.

De acuerdo con estos hallazgos, los lácteos, al contener componentes específicos como calcio, vitamina D, magnesio, potasio y proteína de suero, parecen tener un impacto favorable en la prevención del exceso de peso corporal, la tensión arterial elevada y los niveles altos de glucosa en sangre

Por el contrario, el alto contenido de ácidos grasos saturados y sal en algunos lácteos podrían impedir la absorción de calcio y magnesio, contrarrestando sus efectos favorables.

Conclusiones

Los lácteos son considerados alimentos completos y de alto valor biológico, ya que aportan una gran variedad de nutrientes importantes para el normal funcionamiento del organismo. Los resultados de este metaanálisis indican que el consumo de lácteos se podría asociar con un menor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad (especialmente en el caso de la leche y el yogur), hipertensión (lácteos bajos en grasa) y DM2 (yogur). 

Estos resultados vienen a reafirmar que mantener e incluso incrementar el consumo habitual de lácteos dentro de una dieta sana y equilibrada, podría ser una estrategia eficaz en la prevención de determinadas enfermedades. 

No obstante habría que destacar que se necesitan más estudios que permitan conocer cuáles son los factores implicados en los efectos de cada tipo de lácteo para realizar recomendaciones más específicas.

Fuente

El artículo está disponible en el siguiente enlace (versión original en inglés).

Referencia

Yifei Feng, Yang Zhao, Jiong Liu, Zelin Huang, Xingjin Yang, Pei Qin, Chuanqi Chen, Xinping Luo, Yang Li, Yuying Wu, Xi Li, Hao Huang, Fulan Hu, Dongsheng Hu, Yu Liu, Ming Zhang, Consumption of Dairy Products and the Risk of Overweight or Obesity, Hypertension, and Type 2 Diabetes Mellitus: A Dose–Response Meta-Analysis and Systematic Review of Cohort Studies, Advances in Nutrition, 2022; nmac096, https://doi.org/10.1093/advances/nmac096

PUBLICACIONES


«El estilo de vida cardiosaludable»

AUTORES: Instituto Puleva de Nutrición

También le puede interesar

Los efectos de un mayor consumo de productos lácteos en el crecimiento óseo infantil

Calcio: ¿qué es?,¿cuáles son sus funciones?, ¿cómo podemos optimizar su ingesta?

Leche y alternativas vegetales, ¿en qué se diferencian?

Alimentos y nutrientes clave en salud articular y ósea

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link