Esta dieta podría aumentar el riesgo de sufrir una fractura de cadera

FEDERICO LARA VILLOSLADA
Doctor en Farmacia por la Universidad de Granada,
Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición (IPN)
Director I+D Lactalis Puleva


La relación entre los distintos tipos de dietas y la salud ósea no está del todo clara. Un estudio recientemente publicado en BMC Medicine ha analizado la relación entre los diferentes tipos de dietas y la incidencia de rotura de cadera.

Antecedentes

Las fracturas de cadera son más comunes en mujeres de edad avanzada y se están volviendo cada vez más frecuentes en todo el mundo debido al envejecimiento de la población. Por este motivo existe una creciente preocupación con respecto a la salud ósea y el riesgo de fracturas en las personas que siguen dietas sin carne. No obstante,  las asociaciones entre estos grupos de dietas y el riesgo de fracturas de cadera siguen sin estar claras a día de hoy.

En paralelo está aumentando el número de vegetarianos en todo el mundo, por lo tanto, conocer la influencia de estas dietas en el riesgo de fractura de cadera puede ser cada vez más importante para la salud pública.

Las dietas vegetarianas a menudo se caracterizan por una mayor ingesta de frutas y verduras, incluidos alimentos ricos en proteínas vegetales, que se han asociado con un menor riesgo de fractura de cadera en revisiones de estudios epidemiológicos anteriores. Sin embargo, estas dietas también se han caracterizado por una ingesta dietética más baja de nutrientes que se han asociado positivamente con la densidad mineral ósea y que son más abundantes en productos animales que en vegetales.

Estudios previos también han mostrado un Índice de Masa Corporal (IMC) promedio más bajo en vegetarianos y pescetarianos en comparación con los omnívoros, que se ha asociado inversamente con el riesgo de fractura de cadera. Las diferencias de riesgo de fractura de cadera entre vegetarianos, pescetarianos y carnívoros son, por lo tanto, plausibles, pero la evidencia es todavía limitada.

Objetivos

Investigar el riesgo de fractura de cadera en mujeres, dependiendo de su tipo de alimentación: carnívoras ocasionales, carnívoras regulares, pescetarianas y vegetarianas. Además se estudió si las asociaciones potenciales entre cada grupo de dieta y el riesgo de fractura de cadera se modifican por el IMC.

El estudio

La población participante estaba formada por 26.318 mujeres del Reino Unido, de 35 a 69 años, que se clasificaron según las respuestas a las preguntas sobre la ingesta de carne, pescado, huevos y lácteos, en: carnívoras regulares (comían carne ≥ 5 veces por semana), carnívoras ocasionales (comían carne < 5 veces por semana), pescetarianas (comían pescado, pero no carne) y vegetarianas (no comían ni carne ni pescado).

La incidencia de fracturas de cadera en las mujeres participantes se determinó utilizando los registros disponibles en los hospitales.

Resultados

Entre toda la población estudiada se observaron 822 casos de fractura de cadera. Y se vió que la incidencia de fractura de cadera en las vegetarianas era significativamente mayor que en las carnívoras regulares, ocasionales o las pescetarianas.

El mayor riesgo observado de fractura de cadera en las vegetarianas en comparación con las carnívoras regulares puede explicarse en parte por las diferencias en la antropometría corporal entre los diferentes grupos. Si bien no hubo evidencia clara de que el IMC modificara las asociaciones entre los grupos de dieta y el riesgo de fractura de cadera, el IMC medio más bajo en las vegetarianas explicaba en parte su mayor riesgo.

Una segunda razón potencial para el mayor riesgo de fractura de cadera en las vegetarianas es su menor consumo de nutrientes importantes para la salud ósea que abundan en los productos de origen animal. En este estudio, las vegetarianas tenían una ingesta dietética más baja de proteínas, vitamina D y vitamina B12, pero una ingesta dietética de calcio similar a la de otros grupos de dieta. Sin embargo, el estudio no examinó la biodisponibilidad del calcio ingerido que es mayor en la matriz láctea que en otros alimentos.

Conclusiones

Las mujeres vegetarianas podrían tener un mayor riesgo de fractura de cadera que las carnívoras regulares.

En cualquier caso se necesita más investigación para confirmar estos resultados en otras poblaciones, como hombres y poblaciones no europeas, y para identificar los factores responsables de la diferencia de riesgo observada.

También es recomendable realizar más estudios que exploren el papel del IMC y de ciertos nutrientes más abundantes en los alimentos de origen animal para que se puedan llevar a cabo intervenciones de salud pública que apunten a reducir el riesgo de fractura de cadera en los vegetarianos a través de cambios en la dieta o el control del peso.

Fuente
El artículo está disponible en el siguiente enlace (versión original en inglés).

Referencia
Webster, J., Greenwood, D.C. & Cade, J.E. Risk of hip fracture in meat-eaters, pescatarians, and vegetarians: results from the UK Women’s Cohort Study. BMC Med 20, 275 (2022). https://doi.org/10.1186/s12916-022-02468-0

PUBLICACIONES


“Nutrición Hospitalaria. Leche y productos lácteos como vehículos de calcio y vitamina D: papel de las leches enriquecidas”

AUTORES: Jesús Rodríguez Huertas, Avilene Rodríguez Lara, Olivia González Acevedo y María Dolores Mesa

También le puede interesar

Alimentación para ganar y conservar masa muscular

Nutrientes del queso podrían aportar beneficios en salud cardiovascular

Las 6 dudas más frecuentes sobre alimentación infantil en farmacia comunitaria

Consumo de lácteos y riesgo de infección por COVID-19

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link