Los efectos de un mayor consumo de productos lácteos en el crecimiento óseo infantil

FEDERICO LARA VILLOSLADA
Doctor en Farmacia por la Universidad de Granada,
Coordinador Científico del Instituto Puleva de Nutrición (IPN)
Director I+D Lactalis Puleva


La infancia y la adolescencia son períodos críticos para optimizar el crecimiento esquelético y los productos lácteos son fuentes valiosas de nutrientes beneficiosos para los huesos, como el calcio, la proteína o la vitamina D. Según un metaanálisis recientemente publicado en Advances in Nutrition, un mayor consumo de productos lácteos en la dieta podría ser una estrategia dietética fructífera para mejorar la salud ósea durante el crecimiento.

Antecedentes

El crecimiento óseo comienza en el útero y continúa hacia el final de la segunda década de la vida, cuando se completa el proceso de maduración y se alcanza la masa ósea máxima. La masa ósea máxima se define como la cantidad de tejido óseo ganado cuando se alcanza un estado esquelético estable al final del período de crecimiento. Después de alcanzar el pico de masa ósea la densidad mineral va disminuyendo con la edad, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis y fracturas en un futuro.

El calcio, la vitamina D y las proteínas se han identificado como los principales determinantes dietéticos del pico de masa ósea. Aunque no todos los productos lácteos contienen de forma natural cantidades significativas de vitamina D, sí que son un buen vehículo para la misma por lo que pueden enriquecerse con esta vitamina y ayudar a cubrir las necesidades dietéticas.

Los productos lácteos son las principales fuentes naturales de calcio y proteínas y representan entre el 50% y el 60% de la ingesta diaria de calcio y entre el 20% y el 30% de la ingesta diaria de proteínas.

Objetivos

Proporcionar una estimación cuantitativa de los efectos de un mayor consumo de lácteos sobre los parámetros de masa ósea, los marcadores de recambio óseo, las hormonas relacionadas con el metabolismo óseo, y la talla en niños y adolescentes desde los 3 a los 18 años.

El estudio

Se realizó un metaanálisis de ensayos controlados aleatorios publicados para evaluar cuantitativamente los efectos del consumo de lácteos sobre los índices de salud ósea en niños y adolescentes.

Resultados

Un mayor consumo de lácteos aumentó el contenido mineral óseo global (BMC, por sus siglas en inglés) en un 3,0%, el BMC total de la cadera en un 3,3%, el BMC del cuello femoral en un 4,0%, el BMC de la columna lumbar en un 4,1%, la densidad mineral ósea (aBMD, por sus siglas en ingles) de todo el cuerpo en un 1,8%, la aBMD total de la cadera en 1,2%, la aBMD del cuello femoral en un 1,5% y la aBMD de la columna lumbar en un 2,6%.

Por otro lado, un mayor consumo de lácteos aumentó las concentraciones séricas del factor de crecimiento similar a la insulina I (IGF-I) y redujo las concentraciones de desoxipiridinolina urinaria (Dpd) y hormona paratiroidea sérica (PTH). Además, las concentraciones séricas de 25-hidroxivitamina D (25[OH]D) aumentaron con el mayor consumo de lácteos fortificados con vitamina D.

La reducción del marcador de resorción ósea Dpd y la reducción de las concentraciones de PTH son una excelente evidencia del efecto beneficioso del aumento de la ingesta de calcio en la prevención de la pérdida (resorción) ósea inducida por PTH debido a una ingesta inadecuada de calcio. El aumento de las concentraciones de IGF-I, una hormona del crecimiento importante en el mantenimiento de la masa muscular, el crecimiento esquelético y la adquisición de masa ósea, es consistente con el efecto anabólico de la ingestión de proteínas. La mejora del estado de vitamina D (reflejada por un aumento de las concentraciones de 25[OH]D) se alinea con el aumento de la ingesta de vitamina D procedente de productos lácteos fortificados con vitamina D y permite una absorción óptima de calcio.

Conclusiones

Un mayor consumo de lácteos durante el crecimiento conduce a un aumento pequeño pero significativo en los parámetros de masa mineral ósea, y estos hallazgos generalmente están respaldados por cambios en varios parámetros bioquímicos relacionados con la salud ósea.

Se recomienda una ingesta adecuada de calcio a lo largo de la vida para maximizar la masa ósea máxima durante el crecimiento, mantenerla durante la edad adulta y prevenir la pérdida ósea relacionada con la edad o la menopausia durante la vejez.

Fuente
El artículo está disponible en el siguiente enlace (versión original en inglés).

Referencia
Hidayat K, Zhang L-L, Rizzoli R, Guo Y-X, Zhou Y, Shi Y-J, et al. The effects of dairy product supplementation on bone health indices in children aged 3 to 18 years: A meta-analysis of randomized controlled trials. Adv Nutr [Internet]. 2023;14(5):1187–96. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2161831323013376

PUBLICACIONES


INFORME FEN-FINUT

«La leche como vehículo de salud para la población»

Revisión sistemática de la Fundación Española de Nutrición y Fundación Iberoamericana de Nutrición (2015)

También le puede interesar

El poder nutricional de la proteína de la leche: impulso para tus músculos

Leche ecológica: ¿más saludable?

Calcio: ¿qué es?,¿cuáles son sus funciones?, ¿cómo podemos optimizar su ingesta?

Leche y alternativas vegetales, ¿en qué se diferencian?

¿Quiere recibir las novedades del Blog?
Suscríbase aquí
close-link